¿Cómo el uso del Internet de las Cosas puede mejorar la gestión en AGUA y SANEAMIENTO?


En 2020 el BID (Banco interamericano de desarrollo) publico un informe acerca de como las tecnología de la 4RI (Cuarta revolución industraial) pueden juagar un papel importante en la gestión y cuidado de del recurso hídrico.

Es una realidad que la escasez de agua en afectara a 700 millones de personas para 2030, En tanto la "Desertificación" pondrá en riego los medios de sustento de 1.000 millones de personas de 100 países distintos. Por suerte, importantes avances tecnológicos se han producido en esta ultima década propiciando la 4RI que ha aportado nuevas herramientas para contrarrestar estas problemáticas.

Basados en digitalización y automatización se pueden borrar los limites entre los "objetos físicos". En general esta 4RI ha traído unan serie de tecnologías emergentes y disruptivas como La Inteligencia Artificial (AI), Big Data, Internet de las cosas (IoT), Blockchain, Dones y la realidad Virtual y aumentada (RV/RA).

Estas Tecnologías podemos resumirlas en el siguiente cuadro:


Fuente: BID 2020.


Si bien los países de América latina han logrado mejorar la infraestructura básica de agua y saneamiento en las dos ultimas décadas, este progreso varia de país en país y persiste la disparidad entre los hogares urbanos y rurales. Los países de ALC aún afrontan serios desafíos en términos de saneamiento, aguas residuales, residuos sólidos, riesgos climáticos relacionados con el agua –tales como sequías e inundaciones– y reducción de las desigualdades.

Los actuales problemas de agua y saneamiento no pueden resolverse mediante métodos convencionales. Los recursos hídricos continuarán reduciéndose en la medida en que crezca la población, a lo que se suman las complejidades que afectan la gobernanza del agua y las barreras políticas para la gestión transfronteriza del recurso. Además de todo esto, las inversiones en tecnologías innovadoras en infraestructura de agua y saneamiento continúan siendo insuficientes.


Internet de las Cosas y Big Data

El IoT se refiere a una red de objetos conectados a internet que actualmente tiene un rápido crecimiento. Estos objetos se integran a equipos de uso diario, en el hogar y lugar de trabajo (maquinas, autos, etc.) Estos dispositivos están conectados a "Poderosas computadoras en la nube" que dan apoyo al procesamiento de la información sensorial adquirida por los objetos. Esta información generada ayuda en la toma de decisiones o para impulsar a realizar alguna acción. Y también impulsa la automatización sin requerir intervención humana.


Cadena de Proceso del IoT. Fuente BID 2020


Por lo general se considera a la implementación de IoT y Big Data como capaz de tener un profundo impacto en una multitud de escenarios, como también de abrir áreas totalmente nuevas de oportunidad y aplicación. Con respecto a la gestión del agua, El IoT puede maximizar el uso eficiente del recurso mediante soluciones nuevas para su manejo. Los proyectos hídricos tienden a ser complejos, dado que muchas ciudades cuentan aún con infraestructura antigua. Por tanto, la utilización de la IdC puede ofrecer a los municipios oportunidades de reducir sus costos operativos en lo que hace a construcción y mantenimiento. Dado que las empresas de agua generan grandes cantidades de información, se puede utilizar Big Data para reunirla y analizarla y de esa manera aportar soluciones para mejorar la gestión y la toma de decisiones. Al utilizar análisis de datos inteligentes basados en el uso previo de datos combinado con modelos predictivos de flujo, a lo que se suma información en tiempo real de los niveles de agua, informes meteorológicos, y flujo y presión del agua, se pueden detectar eventos significativos y enviar alertas para llamar la atención sobre potenciales problemas.

Con estas herramientas es posible también asegurar la calidad del agua colocando sensores en los cuerpos de agua para recolectar datos sobre flujo, calidad y cantidad de la misma. Esa información puede ser transmitida por instrumentos vinculados al IoT. Los sensores que se conectan a la IoT permiten a los encargados de la toma de decisiones detectar, entre otras cosas, cómo y dónde las vías acuáticas se ven contaminadas por plantas de tratamiento de aguas o por la eutrofización causada por las escorrentías agrícolas y priorizar las estrategias de remediación adecuadas.


Medidores Inteligentes

Las aplicaciones de IoT permiten el monitoreo en tiempo real del uso de agua en las casas de familia, lo que no solo mejora la comunicación de datos con los proveedores del servicio, que a su vez se traduce en facturas más exactas, sino que también permite generar un mayor grado de conciencia sobre los patrones de uso. Mientras que un medidor inteligente por sí solo no califica como un sistema de IoT, sin duda puede ser considerado como un paso en esa dirección.

Asimismo, el uso de la energía en el hogar puede optimizarse mediante la automatización y promoción de prácticas sostenibles tales como el uso de aplicaciones durante horas no pico. Uno de los promotores de las prácticas sostenibles es Opower, una empresa estadounidense que combina una plataforma basada en la nube con Big Data y ciencia del comportamiento para ayudar a las compañías de servicios en todo el mundo a reducir el consumo eléctrico y mejorar la relación proveedor-consumidor. La empresa está transformando la forma en que el mundo percibe la conservación de energía en el hogar al ofrecer medios de participación accesibles que incluyen la eficiencia energética, la respuesta al comportamiento de la demanda y termostatos inteligentes.


Beneficios del Agua inteligente. BID 2020


Otra manera en que estos servicios inteligentes pueden reducir los costos de las empresas de servicios es mediante la desconexión o restricción remotas del flujo de medidores. La desconexión remota de medidores reduce los costos de enviar personal a las viviendas de los consumidores que hayan solicitado o deban ser desconectados. Asimismo, estos medidores inteligentes pueden asegurar que las facturas se basen en mediciones precisas y no en estimaciones. Esto a su vez puede aumentar la satisfacción del cliente y producir operaciones de gestión más eficientes.


En todo el mundo, las empresas de agua se ven agobiadas por el agua no facturada (ANF), que es el resultado de pérdidas por filtraciones y rotura de caños, además de la existencia de medidores manuales que pueden generar errores. Las pérdidas promedio a nivel global por ANF se calculan entre el 30 % y el 35 %, aunque en algunas redes llega hasta el 50 % e incluso el 60 %. La introducción de medidores inteligentes tiene la capacidad de resolver muchos de esos problemas en diferentes niveles, en la medida en que contribuyen con la frecuencia de la recolección de datos. Esto permite un mejor relacionamiento con los clientes, una facturación más precisa y una mayor visibilidad del desempeño de la red, todo lo cual se traduce en mayores ingresos.


Tele-monitoreo y Tele-control para suministros de agua.


Oportunidades y desafíos

La implementación de IoT en gran escala tendrá un profundo impacto en el sector hídrico, ya que maximizará el uso eficiente del recurso, mejorará la gestión del agua, y reducirá por tanto los costos operativos de las empresas del sector. Los beneficios de utilizar esta tecnología no se agotan allí, especialmente en el caso de ALC. El IoT puede garantizar la calidad del agua y aumentar la resiliencia al cambio climático, dos cuestiones que han venido dando dolores de cabeza en la región en los últimos años. Sin embargo, la implementación de esta tecnología plantea también desafíos para la región.

45 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo